El verano que vivimos

El verano que vivimos es una película española de 2020, protagonizada por Blanca Suárez, Javier Rey y María Pedraza. Tenemos un drama romántico de época, con el tema principal de Alejandro Sanz. El romance épico se puede ver en AtresPlayer, Amazon Prime Video, Rakuten, Apple TV, Movistar… y algunas plataformas más.

Ficha técnica

  • Título original: El verano que vivimos
  • Estreno: Diciembre 2020
  • País: España
  • Duración: 119 minutos
  • Género: Romance, drama, años 50, años 90, basado en hechos reales
  • Productora: Atresmedia, Warner Bros, Bambú Producciones, Mr. Fields and Friends, 4 Cats Pictures, La Claqueta PC
  • Director: Carlos Sedes
  • Reparto: Blanca Suárez, Javier Rey, María Pedraza, Pablo Molinero, Carlos Cuevas, Guiomar Puerta, Adelfa Calvo, Joaquín Núñez, Manuel Morón, Mercedes Sampietro, Antonio Durán, Moreno Borja, Pedro Rudolphi, Alfonso Agra, Paloma Reynaud

Sinopsis de la película El verano que vivimos

En 1988 una estudiante de periodismo, Isabel (Guiomar Puerta) tiene que hacer las prácticas para la carrera en el periódico local de un pequeño pueblo de Galicia. Llega cargada de ilusiones y ganas de trabajar, pero le asignan el peor puesto posible para ello: la sección de las esquelas. Sin embargo descubre que una persona que acaba de fallecer guarda un memorable secreto, que debe revelar al mundo.

La historia real comienza en 1958 mediante esquelas. Un arquitecto, Gonzalo (Javier Rey), llega a un pequeño pueblo de Cádiz. Tiene el encargo de construir una nueva bodega para un buen amigo, Hernán (Pablo Molinero), que quiere inaugurar antes de su boda… 6 meses después.

El verano que vivimos es pura nostalgia

Lo cierto es que empecé a ver esta película con muchas expectativas, ya que es la película española que más a sonado en televisión en los últimos meses. En el reparto hay varias caras conocidas, de actores que me encantan. Y sabía que Alejandro Sanz podría dar ese toque de magia que toda obra romántica necesita.

Lo que me he encontrado me ha encantado. Desde el principio hasta el final he vivido esta película como si se tratara de aquel verano que vivimos y nunca mas volverá a repetirse. Son entrañables recuerdos de una época mejor, que todos hemos vivido.

Recuerdos de amor que nunca se olvidan

Como ocurre con ese verano maravilloso de nuestros recuerdos, esta película explora el sentimiento más profundo del amor verdadero. Me recordó a la maravillosa El diario de Noa, por esa lucha constante con el recuerdo. Pero también a muchos otros grandes films, porque el drama romántico que se vive está a la altura de los mejores. Y el broche final, esa joya de desenlace que todo lo cuadra y da más valor al amor, magnificándolo con la propia muerte, es sencillamente genial.

El verano que vivimos

La crítica de la película El verano que vivimos

Por supuesto, lo que he comentado antes es bajo mi criterio personal. Habrá gente que puede estar mas de acuerdo, o menos, con mi opinión. Podéis dejar vuestras impresiones en los comentarios. Lo que está claro es que parece que ha gustado a menos personas que a las que les ha gustado. Aunque hay que reconocer que estamos ante una obra peculiar, que puedes amar o odiar sin reserva. Sólo decir que por tratarse de un drama de época, a muchas personas ya no le ha gustado. Pero… la ambientación está bien conseguida.

Tal vez el mayor defecto sea abusar de diálogos lentos y tediosos, cuando se podría haber enriquecido el guión profundizando más en la trama. Sin embargo, o a pesar de ello, la historia es bastante buena y la resolución final excelente, como bien he dicho anteriormente. También puede que El verano que vivimos acabe siendo una película larga, ya que nos vamos a las dos horas de duración. Si se hubiera recortado un poco la duración, recortando esos diálogos lentos, hablaríamos un producto de una mayor calidad.

El final con spoilers

También quisiera comentar los últimos 10 minutos de la película, porque son especialmente buenos. Has ese momento la historia podría resultar previsible, pero todo cambia cuando se descubre la verdad. Todo se precipita con la muerte de Adela (María Valverde) Hay unos giros de guión espectaculares. La escena donde Hernán (Pablo Molinero) está herido y quiera desahogar su rabia por la muerte de su hermana con el que era su novio, es escalofriante. Tienes que contener la respiración al verla.

Después Lucía (Blanca Suárez) y Gonzalo (Javier Rey) deciden fugarse juntos. Están enamorados, pero ella debe casarse con Hernán. Entonces Gonzalo comete el error de dejar una nota a Hernán contándole todo lo sucedido, ya que Adela murió después de descubrir su amor secreto. Era una carga muy pesada para él.

Sin embargo, en lugar de huir entra en la bodega que acababa de construir, donde había fuego, pensando que allí estaba Lucía. El novio de Adela, que había sido maltratado por Hernán, había provocado el incendio como venganza. En realidad Lucía había sido descubierta antes de salir de su casa y estaba encerrada en su habitación, por su madre, para que no traicionara a su familia y se casara con Hernán.

El verano que vivimos

Cuando Gonzalo despierta, se encuentra en las afueras del pueblo magullado y confundido. Un lugareño lo ha sacado, salvándole la vida, porque todos en el pueblo lo quieren matar. Saben la traición que ha cometido con su amigo, y le aconsejan que no vuelva nunca. Entonces pregunta qué pasó con Lucía, a lo que le responde que murió en el incendio.

De esta forma tenemos una tragedia final, con muerte, que agranda el amor prohibido. Como Romeo y Julieta, ambos murieron a vez, en otoño de 1958. Ambos pensaron que el otro estaba muerto, ya que era la única forma de separarlos. Pero ese amor tan grande no se extinguió, siguió viviendo en el recuerdo, y en los corazones de los amantes, hasta que la periodista lo rescató para el hijo de Gonzalo y la propia Lucía. Ella, envejecida, lloró de emoción pensando que había vivido sin el amor de su vida. Pero feliz por descubrir que no estaba muerto y siguió recordándola toda su vida.

Deja un comentario