El vecino: Temporada 2

Hablamos sobre la temporada 2 de la serie El vecino, una comedia de superhéroes que podemos ver en Netflix. En esta segunda entrega, dos años después de la primera, vemos nuevas situaciones absurdas, humor casposo e incoherencias. Pero al menos ahora la serie sabe donde dirigirse. Lo analizamos.

Quinatesencia: Gratis en Steam

¿Mejora el nivel?

Aunque en Series y películas no hemos sido muy fans de El vecino, en esta segunda temporada reconocemos que el nivel ha subido un poco. No ayuda nada que el presupuesto sea bajo, que el guión avance a golpe de chiste malo o que los personajes sean exageradamente ridículos. Pero lo que está claro es que ha gustado a la gente y ha tenido una buena audiencia en la plataforma rey del streaming.

Entre las mejoras que la serie ha sufrido, vemos algunas incorporaciones que le dan un aire fresco. La más destacada es la Fran Perea, actuando de él mismo. Su papel es muy relevante, ya que es la cara famosa que hay detrás de Titán, o al menos así es cómo se presenta ante los medios de comunicación. La otra cara nueva es Javier Botet, al que conocemos de obras de terror como Mamá o REC. Aprovecha muy bien su extraña aparición para hacerse pasar por el primer villano, aunque en realidad es otro héroe ridículo mas.

El vecino: Temporada 2

El problema de no tener un villano real es que la historia avanza sin una línea trazada. Parece que en cada capítulo se improvisa y al final no hay coherencia que valga. Pero al menos en este aspecto se arregla algo, porque Botet marca la primera parte como supuesto villano, luego revela su identidad y la trama se enfoca en descubrir al superhéroe adecuado. Pero el final nos deja un halo de esperanza: ¡hay villanos de verdad! Parece que nos enfrentamos a… ¿reptilianos? ¡Mucha suerte con la tercera temporada.

Resumen de la temporada 2 de la serie El vecino

Nos quedamos al final de la primera temporada con Lola descubriendo que también puede utilizar los poderes de superhéroe. Entonces surge un conflicto de egos y cada uno trata de hacer el bien por su lado. Lola y Julia siguen siendo la policía del karma y se centran en castigar a todos aquellos que consideren malvados. Por su puesto, equivocándose mas que acertando. Por otra parte la alcaldesa de Madrid ha descubierto la identidad de Titán y lo convierte en la mascota oficial de los juegos olímpicos, para tratar de convertirse en sede.

A todo ello llega Fran Perea al barrio, el cual era amigo de Javier, aunque no le cae muy bien. Pero acabará descubriendo que él es Titán y le pedirá consejos para interpretarlo. Le han ofrecido ser el protagonista de la serie del superhéroe del Madrid. Y en el bar aparece un ser alargado y flacucho, que hipnotiza a todo el mundo con extraño aparado, para que le revelen lo que quiere. Parecía el villano. Hasta que finalmente encuentra con el grupo y les explica de que él es el encargado de administrar los poderes del superhéroe.

Se da cuenta que hay un problema: hay dos superhéroes, en lugar de uno. Entonces decide hacerle una prueba a ambos, para entregar los poderes al que gane. Pero no gana ninguno, porque ambos son los peores candidatos a superhéroes de la historia. En vez de salvar vidas, las ponen en peligro. Pero se da cuenta que una solución es que trabajen juntos. Ya que así uno no estropea lo que hace el otro y pierden tiempo en quedar mejor.

Pero entonces llega una nueva amenaza. Hay algunos humanos que en realidad son reptilianos disfrazados. Se pusieron unas gafas que permiten ver estos extraterrestres y descubrieron que una gran parte de la población humana son reptilianos. Por lo que se enfrentan a una gran amenaza.

Deja un comentario