Akelarre

Akelarre es una película española de 2020, que ganó 5 Premios Goya en la ceremonia de 2021. Se trata de un drama de época, ambientado en el siglo XVII y basado en la caza de brujas que también se produjo en España.

Quinatesencia: Gratis en Steam

Créditos

  • Título original: Akelarre
  • País: España, Francia, Argentina
  • Duración: 90 minutos
  • Año: 2020
  • Género: Brujería, drama, siglo XVII, basado en hechos reales
  • Productora: Lamia Producciones, Tita Productions, Kowalski Films, La Fidèle Production
  • Se puede ver en: Netflix, FlixOlé
  • Director: Pablo Agüero
  • Reparto: Amaia Aberasturi, Daniel Chamorro, Daniel Fanego, Jone Laspiur, Irati Saez de Urabain, Asier Oruesagasti, Iñigo de la Iglesia, Àlex Brendemühl, Yune Nogueiras, Elena Uriz, Garazi Urkola, Lorea Ibarra

Sinopsis de Akelarre

En el País Vasco durante 1609 un juez hace arrestar a un grupo de chicas, acusándolas de brujería. Se aprovecha de que los hombres están fuera, en la mar, para hacer todo tipo de atrocidades con las jóvenes bellas sin tener pruebas de que sus acusaciones son irrefutables. Está buscando información sobre el Akelarre, una ceremonia maldita donde las hembras tienen sexo con el diablo y las inicia a la brujería, con poderes endemoniados.

Una historia basada en hechos reales

Todos hemos oído hablar lo que ocurrió en el mundo entero, mediante la Santa Inquisición. Esto o sólo pasó fuera de España, en países donde estaba más asentada la religión católica, también ocurrió en España como en otros tantos países. Capturaban chicas inocentes y las acusaban de brujería, en la mayoría de ocasiones falsamente. En esta película vemos esa historia plasmada, interpretada con actores amateur y un resultado excelente. Destacamos en especial la dirección artística. Categoría por la que fue premiada, entre otras. Y es que Akelarre tiene muchas virtudes, entre ellas usar el euskera como lengua del demonio y otras que mencionaremos a continuación.

Akelarre

Review de Akelarre

Estamos ante una obra magnífica, que te traslada a la Edad Media. La historia es clara y se puede seguir en todo momento. El ritmo es excelente, ya que empieza lento, pero acaba de forma frenética, hasta un clímax final realmente sensacional. La fotografía también es una joya para el cine, con ese juego de luces, basándose en el contraste del fuego y las sombras. Los personajes se complementan muy bien entre sí. Cada chica tiene una personalidad bien diferente. Pero después, cuando tratan de convertirse en brujas… seducen e hipnotizan con maestría. Desgarran la realidad, o lo que dábamos por sentado, para volvernos locos y rezar… ¡para que lo que pasó no fuera así!

El final de Akelarre

Me gustó especialmente el final, porque toma un giro espeluznante. Lo cierto es que da mucho miedo, a pesar de que fue criticada por no tratarse de una película de terror al uso. Pero pensar en esas pobres chicas, siendo torturadas para que confiesen lo que no saben… ¡Es horroroso! Pero el mayor horror es ese espectáculo del final, donde vemos en las mismas imágenes que se muestran en los carteles promocionales. Ese contraste de luces y sombras, de fuego y seducción, de dolor y locura. La vida misma pasa ante tus ojos, para replantearte si es cierto todo lo que crees. ¿La magia negra existe? ¿Las brujas fueron reales? Si fueron reales… ¿a qué poder oscuro obedecían? La realidad siempre supera a la ficción.

Deja un comentario