Adú

Adú es una película española publicada en Netflix durante 2020. Se trata de una muy buena película que trata sobre tres historias cruzadas desarrolladas en África. Una obra que se sumerge en el drama de la inmigración ilegal en España. Además destacamos el trío protagonista, con Álvaro Cervántes, Anna Castillo y Luis Tosar.

Créditos

  • Título original: Adú
  • Año: 2020
  • País: España
  • Duración: 119 minutos
  • Productora: Mediaset, Netflix, Mogambo, Ikiru Films, Telecinco Cinema, La Terraza Films
  • Género: Historias cruzadas, África, inmigración, drama, drogas
  • Director: Salvador Calvo
  • Reparto: Álvaro Cervantes, Anna Castillo, Luis Tosar, Miquel Fernández, Moustapha Oumarou, Zayiddiya Dissou, Jesús Carroza, Ana Wagener, Marta Calvó, Nora Navas, Josean Bengoetxea, Candela Cruz, Jose María Chumo, Rubén Miralles, Emilio Buale

Sinopsis de Adú

Un niño de 6 años y su hermana se cuelan en las bodegas de un avión con rumbo a España, en un intento desesperado de encontrar una vida mejor. Al mismo tiempo un activista medioambiental y su hija tendrá que superar problemas de su hija y enfrentarse a la caza furtiva, pues un elefante ha sido abatido y sus cuernos han sido cortados. Además en la frontera de Melilla tres guardias deberán contener una muchedumbre enfurecida, que desea saltar la valla y cruzar la frontera. Tres historias cruzadas que acabarán en el mismo punto: España. Pero la vida no volverá a ser igual.

Review de la película Adú

Tenemos tres historias entrelazadas, que mantienen muy bien la tensión en todo momento. La más dramática y la más intensa es la del niño Adú, que da nombre a la obra. Luego tenemos a la del soldado en la frontera (Álvaro Cervantes), a la que se le ha prestado menos atención, pero también refleja la realidad en las fronteras. Y por último la del activista (Luis Tosar) y su hija (Anna Castilla), un drama padre e hija, en pleno corazón de África, y con la problemática de las drogas de fondo.

Adú

La película es especialmente recomendada para un público adolescente, que deba ser debidamente concienciado. Pues, como ocurre con la historia de Anna Castillo, la realidad en España dista mucho de lo que ocurre en África. Realmente la gente del mundo privilegiado es ajena a lo que ocurre en el tercer mundo, cuando no debería ser así. Los pobres africanos deben sobrevivir día a día en un ambiente hostil, donde los delincuentes campan a sus anchas y no hay control alguno. Por eso ver una película tan cruda y realista de vez en cuando, ayuda a no olvidarnos de la suerte que tenemos.

Mi reflexión final

Siempre he tenido una conexión especial con las películas ambientadas en África. Sentir ese mundo tan diferente, pero al mismo tiempo tan cercano, nos hace comprender que hemos tenido mucha suerte al nacer a este lado del estrecho. Pero la vida no siempre es un mar de rosas, a veces hay que apretar los dientes, contener las lágrimas y luchar. Y eso es lo que habla la película de Adú. Tres historias bien distintas, con sus problemas, pero en el fondo todo por lo que luchas está sujeto a la suerte que tengas al nacer. Sólo revisar lo cruel que puede ser el mundo puede devolverte los pies al suelo, para hacerte entender que tus problemas del primer mundo en realidad nada importa, cuando la vida puede darte una lección de realidad en cualquier momento.

   

Tal vez te interese...

   

Deja un comentario