The Canyons

The Canyons es una película poco recordable del 2013. Sin embargo tiene con nosotros una de las estrellas más controversiales del siglo 20 talvez después de Britney Spears. Así es: a Lindsay Lohan. La actriz que pudo haber sido muy grande pero la industria la quebró por completo. Como nos hubiera gustado haberla visto es sin sus dramas o caídas en popularidad: pero dios nos da batallas a sus mejores guerreros. Tal vez haya que esperar para eso.

EL DIABLO ENTRE LAS PIERNAS | Review de la película mexicana

EL DIABLO ENTRE LAS PIERNAS | Revie...

Quinatesencia: Gratis en Steam
 

Créditos

  • Título original: The Canyons
  • País: Estados Unidos
  • Duración: 98 minutos
  • Año: 2013
  • Género: Erotismo, drama, thriller, cine independiente, cine dentro del cine
  • Director: Paul Schrader
  • Reparto: Lindsay Lohan, James Deen, Amanda Brooks, Andres De La Fuente, Nolan Gerard Funk, Gus Van Sant, Jim Boeven, Tenille Houston, Lauren Schacher, Jarod Einsohn, Philip Pavel, Victor of Aquitaine, Alex Ashbaugh, Matthew Hoffman, Chris Schellenger, Thomas Trussell, Michelle LaRue

Alerta de Spoilers

En esta reseña tendremos mucho material relacionado con la película de Lindsay Lohan y James Deen. Aunque no sea la gran obra cinematográfica, si quieres verla sin sorpresas, pasa de este artículo. Sin embargo, si queréis dejaros sorprender por la mediocridad de una película como esta: quedaos. Ahora: veremos a Lindsay Lohan interpretando una actriz amateur, y eso siempre es una ganancia importante. La actuación de una actuación: eso si es subversivo.

El inicio

El mejor momento de The Canyons llega antes de que aparezca alguno de sus actores. Mientras los créditos de apertura saltan a la pantalla, las imágenes de salas de cine deterioradas pasan volando. Esto va creando una sensación de pavor por el futuro del cine. Es un presagio no solo de la mala película, sino de las malas películas que estuvieron surgiendo en la década.

La trama

La trama de “The Canyons”, en la que jóvenes con ojos de “muertos en vida” rondan Hollywood sin ningún interés en la calidad del trabajo. Queriendo hacer cualquier cosa que se les venga en bandeja. Se toma muy en serio esta sombría profecía la película The Canyons. Bajo esa premisa va surgiendo un entramado amoroso y de molestias entre compañeros. Ya a partir de ahí surge un espiral que empieza en una película mediocre y un thriller interesante.

Nuestra opinión

Pero en lugar de comentar sobre la insípida industria del cine, comete un peor error. Este drama completamente desalmado y mal interpretado de Paul Schrader es un ejemplo de la forma de arte fallida que busca acusar. Aunque tiene ideas reales, Schrader y su equipo nunca logran ponerlas en práctica. Y ni siquiera compensa (para el público más tosco) la ausencia de ropa o escenas de alto voltaje. Hoy no ganó el séptimo arte.

Crónica de una Muerte Anunciada

The Canyons” llega al final de su sepelio. Luego de que se publicitó por primera vez a principios del 2013, todo fue en picado. Sobre todo con un artículo de casi 7500 palabras en la revista The New York Times documentó su problemática producción. Gran parte de la cual involucró la desastrosa ética de trabajo de la estrella Lindsay Lohan.

The Canyons

Fiestas y descontrol

Su ética de trabajo iba desde rabietas en el set a sesiones de fiesta nocturnas que cortaron toda la planificación de grabación. Ninguno de esos detalles importaría si «The Canyons» no fuera en sí mismo un descarrilamiento. Una producción tan tímida y llena de provocaciones que no llega a accionar, a ponerse en marcha. Mejor hubiera quedado poner escenas controversiales al estilo del Anticristo de Lars Von Trier. Tanto talento desperdiciado.

Con todo lo malo: se logra mantener a flote

A pesar de sus deficiencias, se refleja con precisión un poderoso encuentro de mentes. En primer lugar a Schrader, cuyos crudos retratos de hombres perturbados perdidos en sus obsesiones son acertados. Su prontuario va desde Travis Bickle en «Taxi Driver» hasta Julian Kaye en «American Gigolo». Christian (James Deen, de las peliculas para adultos.), permite enriquecer una trama muerta antes de nacer.

Las mejores escenas

La película revela su mano dura desde la primera escena, ambientada en un elegante restaurante. Aquí tenemos a Christian con cara de piedra que se sienta con su dulce bombón de ojos saltones Tara (Lohan). Pero es a su vez durante una cita doble con su amiga Gina (Amanda Brooks) y su hombre Ryan (Nolan Funk). Esto es la antesala donde se prepara para el papel principal en una película que Christian planea hacer.

El swinger volvió a la moda

Poniendo los ojos en blanco cuando no mira su teléfono inteligente, Christian habla descaradamente sobre su estilo de vida liberal mientras Tara se hunde en su asiento. No hay subtexto aquí; todo es simple y llanamente: soy el mejor y mi novia no me merece. Patrañas del cine moderno. Aunque si nos llama la atención el atractivode Lohan.

De cine ligeramente sensual a thriller descarrilado

Desafortunadamente, no podemos sostener a «The Canyons», que cambia torpemente a un thriller. Sobre todo cuando Christian se da cuenta lentamente de la relación de Tara con Ryan. Este último fue quien obtuvo el papel en la película de Christian solo después de que Tara hablara bien de él. Y vaya de bien: cuando se ven en secreto, se cumple su expectativa: ser amada sin narcisismos. Así si, Lindsay, así sí.

Sospechas en aumento

A medida que aumentan sus sospechas, Christian monta un plan de venganza contra el actor en apuros. Esto los lleva a escenas relativamente mansas de humillación y, finalmente, a un asesinato bastante predecible. Sabemos que cuando una película va en picado, abunda la mediocridad. Lindsay termina siendo un chivo expiatorio ante el fracaso argumental del guión.

Cambio confuso de formatos

La dirección de Schrader, aunque está manchada por un cambio confuso de formatos y otros problemas técnicos evidentes. En su mayoría se mantiene fuera del camino; las escenas crecientes del drama se pierden de la noche a la mañana. La espeluznante partitura de Brendan Canning y el ingenioso trabajo de cámara en ocasiones no pueden pasar por alto.

Critica en tercera persona

Por supuesto, los apologistas podrían señalar fácilmente que el vacío predominante es un reflejo astuto de las intenciones de los cineastas. Este es el futuro de la industria cinematográfica y de las personas que la habitan, y no es bonito. Sobre todo: en sus escenas grupales, con más de 4 actores en cámara, nos deja un poco desconcertados. Se hace una crítica meticulosa de que a veces menos es más: y la película lo sabe retratar.

¿Te gustan las películas?

Tanto es así que en se pregunta ¿Te siguen gustando las películas, actualmente? por Lohan. Esto sucede en un momento de una conversación con su amiga. Esto mientras, con cierta ambivalencia heterosexual, pareciera que busca seducir ¿a su mejor amiga? Parece. Su entrega cansada proporciona la respuesta. Si bien The Canyons está poblado por personas horriblemente insípidas, la promesa de ese retrato fatalista nunca llega a ser nada particularmente perspicaz.

El suspense mas atractivo

Schrader crea una visión más hipnóticamente inquietante cuando se enfoca en los aspectos de suspense de la película. Pero incluso con una Lohan sexy y una escena de relaciones en grupo iluminada por luces de neón, la historia no sorprende. “Me gusta la idea de que alguien mire algo que no puede tener”, dice Christian. Esto mientras intenta explicar su afición por mostras y otras conductas no muy vistas en el argumento.

Victimización, vorágine y abismo

“The Canyons” encarna esa perspectiva a medida que busca continuamente las posibilidades de una historia más astutamente elaborada. Así, es una mala película sobre el mundo de las malas películas, lo que podría hacerla sonar como víctima. Pero es casi imposible apreciarlo incluso en esos términos.  La actuación de Lohan es ciertamente terrible, pero su caída constante comenzó hace mucho tiempo.

Lindsay Lohan: nuestro principal objetivo

Aquí, Lohan es tan suave y desenfocada como el material. Durante la única escena que le permite degradar a su novio opresivo, su actuación robótica congela las posibilidades de tensión auténtica. Así como la excitación, por lo que sea que valga. “No me gusta sentir que no tengo el control”, comenta Christian a su psiquiatra.

Mejores escenas

Hay varias escenas destacables en la película. Una de ellas es la que involucra a Lindsay Lohan duchándose como si nadie la ve, excepto nosotros. Es una danza cuyo baile nos traduce: es una mala película pero muy bien elaborada. Hay escenas donde involucran a una rubia de selicona, predecible, pero que roba miradas. Pero a pesar de eso, siempre se podrá salvar el partido aunque se vaya perdiendo.

En conclusión

The Canyons no tiene una identidad perceptible. Esto da como resultado el raro caso en que la historia de la producción supera al producto final. Como acusación de la práctica cinematográfica moderna, solo es eficaz porque falla. Y eso es lamentable. Cuando siempre se puede poner escenas polémicas aunque sea para que la gente se entretenga tranquilamente. No desperdiciaron a Lindsay Lohan con su actuación, porque no se podía aprovechar más.

Deja un comentario