Sharp Stick

Sharp Stick es la nueva película de Lena Dunham que viene a ser una controversial cachetada al cine moderno. Es importante destacar que esta película fue primero publicitada en Sundance, antes de ser reconocida en Hollywood. Pero eso no lo detuvo a llevarse algunos premios y reconocimientos. Aquí te mostramos por qué.

PAMBISITOS DE DALAS EN MIS COMENTARIOS

PAMBISITOS DE DALAS EN MIS COMENTAR...

Quinatesencia: Gratis en Steam
 

Créditos

  • Título original: Sharp Stick
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2022
  • Duración: 87 minutos
  • Género: Drama, comedia
  • Productora: Good Thing Going, Filmnation Entertainment
  • Se puede ver en: Amazon, Apple TV, Google Play, Youtube, DirecTV, VUDU, Microsoft Store, Redbox
  • Director: Lena Dunham
  • Reparto: Jennifer Jason Leigh, Kristine Froseth, Tommy Dorfman, Jon Bernthal, Lena Dunham, Scott Speedman, Cat Ce, Ben Sidell, Steve Hart, Liam Michel Saux , Taylour Paige

Un poco sobre Lena Dunham: sus películas

Lena Dunham tenía veintitrés años cuando Tiny Furniture se estrenó, con gran éxito, en 2010. En ese momento, era una comedia en primera persona centrada en el precio moral de la ambición artística de su protagonista. Ella supo, en lugar de avanzar paso a paso hacia su próxima película, Dunham creó y protagonizó Girls.

A la vanguardia de la cultura

Pasó a la vanguardia de la cultura e incluso la cambió: se convirtió en directora ejecutiva y una celebridad a una edad temprana. Ya no era solo una cineasta, sino que se convirtió en la voz de una generación, empujada a un papel público. Ella desafió, puede que haya superado (y tal vez incluso impidió) su desarrollo artístico. Mientras tanto, también soportó, graves problemas de salud, incluido el síndrome de Ehlers-Danlos, una histerectomía y una endometriosis.

Sharp Stick: la reivindicación de una vivencia personal

En su segundo largometraje, Sharp Stick Dunham pone las crisis médicas en primer plano. La película cuenta la historia de una mujer de veintiséis años llamada Sarah Jo (Kristine Froseth). Esta, quien ha sufrido de una histerectomía de emergencia a los quince y la menopausia a los diecisiete. Ella se siente repelida y avergonzada por su propio cuerpo y se inhibe para buscar cualquier relación romántica o relaciones sexuales.

Mucho en muy poco tiempo/escenas

En Sharp Stick, Dunham fuerza una avalancha de experiencia y dolor en un recipiente compacto. A pesar de su aparente realismo externo solo es roto solo por unas pocas secuencias de fantasía breves. Estas últimas, en su mayoría animadas, no quitan de la vista la fenoménica experiencia cinematográfica.

Dramas Herméticos

La película es un drama hermético de un mundo aparte, un cuento de hadas: Sarah Jo está creciendo en una Ginecocracia sellada. Vive con su hermana mayor, Treina (Taylour Paige), y su madre, Marilyn (Jennifer Jason Leigh), en un apartamento con una decoración peculiar. Este apartamento forma parte de un pequeño edificio donde Marilyn es algo así como la gerente.

Deméter, Koré y Hécate

Las tres mujeres se unen con una intensidad centrípeta, en un invernadero de mitología familiar que la propia Marilyn cultiva y cuida. Es una encerrada funcional, aislada de la vida en general. Casada cinco veces, hablando abiertamente de su extravagante pasado sexual. La madre, la doncella y la bruja; Koré, Deméter y Hécate en una misma casa. Cada una pasando de rol en rol: mujeres triformes.

¿Dónde hemos visto esto antes?

La película a la que más se parece Sharp Stick es Kajillionaire. Esa donde Miranda July retrata a una familia como una burbuja sofocante de ignorancia planificada y engaño virtual. Pero, donde el motivo de los padres en Kajillionaire es el paramilitarismo, en la de Dunham es el amor.

Hermetismo codependiente dramatizado en 3 mujeres y algunos hombres

Sarah Jo y Treina están atrapadas en una burbuja de afecto y un culto privado de codependencia triangular. Aquí el centro de la historia es sobre hombres: pero que las excluyen. Afortunadamente, en la vorágine del amor propio, de moda actualmente, logra sacar a flote el reconocimiento y valor personal. Aquí te mostramos algunas características de las protagonistas.

Treina: Mujer con fortalezas que busca darse cuenta

Treina, una aspirante a actriz/influencer, está en una relación con un hombre. Este (para ella) tiene un valor que se demuestra por su declarada devoción por su familia. Familiar a la que nunca ha conocido, cabe destacar. Y aquí se desata un complejo argumental que se irá desarrollando a lo largo de la trama.

Sarah Jo: en busca de la libertad sexual

Sarah Jo parece no tener vida social extramuros en absoluto. Ella trabaja como ayudante de niños con necesidades especiales, actualmente de un niño llamado Zach (Liam Michel Saux), que tiene síndrome de Down. Una cuidadora compasiva, imaginativa y atenta de Zach, Sarah Jo también se ha convertido en una parte integral del hogar de su familia.

Amor, compasión y potencial desperdiciado en hombres inútiles

Su madre (de Zach), Heather (Dunham), una agente inmobiliaria que está embarazada. En cambio, su padre que es Amo de Casa, Josh (Jon Bernthal), no tiene mucho que dar. Este último está atrapado en una adolescencia perpetua y cuya vida gira en torno al ajetreo de su amiga hipsteriana Yuli (Ebon Moss-Bachrach).

Josh: Padre atento pero no de su matrimonio

Josh, que tiene una profunda devoción por Zach, juega y baila en la cocina, hablando en un tono exagerado e hiperentusiasta. Todo esto mientras hace una especie de teatro hip-hop de con panqueques y pausas para bailar. Él es literalmente el único hombre en la vida de Sarah Jo que ella conoce. Cosa que, levantando su vestido para mostrarle las cicatrices en su estómago, diciéndole que es virgen, le pide expresamente tener sexo.

La libertad sexual sin investigación previa

Lo que surge (evitando spoilers) es que Sarah Jo también sabe poco sobre sexo, en general. A pesar de crecer en la atmósfera embriagadora de los relatos de su madre sobre un pasado despreocupado. Ella no sabe qué son algunas relaciones sexuales ordinarias y aparentemente nunca ha experimentado placer sexual en absoluto.

Sharp Stick

El miedo de muchas mujeres retratada por Dunham

Hay muchas personas (binarias o no) que tienen algo de miedo con sus cuerpos. Hay un miedo sobredimensionado sobre la mirada de la otra persona a algo muy ligado a nosotros: el cuerpo. Ella está poseída por un horror a su propio cuerpo. Esto le ha impedido afrontar el sexo como una realidad, ya sea física o incluso intelectualmente con Josh.

Incomodidad y vulnerabilidad sexual: el tropo de Dunham

Entre las percepciones más distintivas y las creaciones más atrevidas de Dunham se encuentran sus visiones de la incomodidad y vulnerabilidad del sexo. Ella contrarresta las convenciones deprimentemente superficiales de las escenas de sexo. Hablamos de: pasar de un beso a una penetración rápida y neumática.

Cuidado al detalle (y la realidad) del acto sexual

Muy pocos le prestan su atención al tiempo, el proceso, la negociación, la discusión y lo desagradable. Sobre todo a los grandes riesgos emocionales que conlleva al placer como un logro más que como un logro en sí mismo. El sexo no es la meta sino una parte de un proceso más amplio y complejo. El amor propio y la seguridad que la intimidad invita: esta es la carta de triunfo de Dunham.

Desagrado y placer en Sharp Stick

Sobre todo porque hay una inseparabilidad en el desagrado y la vergüenza de la gratificación del placer. En Sharp Stick, los encuentros de Sarah Jo con Josh amplían esas ideas en escenas audazmente prolongadas y detalladas. Donde es bien sabido que Dunham filma con una moderación insistente y concentrada. Dándole importancia dramática en gestos, expresiones, insinuaciones y matices.

El porno y sus negativas

Josh, en un momento avanzado de la trama, le presenta a Sarah Jo la pornografía en internet. Nos hace ver que la lentitud de que había estado viviendo sin saber (del porno) surge por lo siguiente. Se vive (en la película) como un reflejo de su repudio a todo lo que tiene que ver con el sexo, más que por la trama.

La fantasía y el deseo desmedido

Esto se demuestra sobre todo cuando su relación con Josh se deteriora y se encuentra sola de nuevo y desempleada. Aquí se obsesiona con una estrella porno (Scott Speedman), cuyas películas le brindan tanto un reino de fantasía como un reino de realidad. Este es un conocimiento teórico de las posibilidades sexuales que nunca escuchó, nunca imaginó y ahora decide explorar.

Superbad vuelve a mostrar la importancia de las emociones

Aquí, Sharp Stick se conecta con otra película sobre la mayoría de edad sexual: Superbad. En ella se retrata la desinformación sobre salud sexual y reproductiva de los adolescentes modernos. Aquí la película gira sobre unos adolescentes obsesionados con la pornografía. Jóvenes que logran aprender que no existe el conocimiento teórico y que lo que tienen que aprender es emocional, no técnico.

Lo que no nos convence

El aspecto de cuento de hadas de Sharp Stick hace que este elemento de la historia sea demasiado rápido y simple. Aquellas partes de la película que involucran la búsqueda de la experiencia sexual de Sarah Jo son apresuradas, relajadas, disminuidas. Al igual que la parte interpersonal y emocional que inevitablemente entra en juego.

Lo que si nos convence: y por mucho

Las ideas de Dunham emergen, aun así. La mayoría de edad de Sarah Jo tiene lugar en una compresión similar un malestar y síntoma de la época. Donde para la mayoría de las personas, es más de una década de adolescencia y edad adulta temprana. Esa que parece que nadie envejece lo suficiente para dejar de ser jóvenes; donde sus responsabilidades vitales son difusas.

Búsqueda sexual y una identidad consolidada

Además, su lista de verificación de aventuras sexuales administrada es inseparable de su búsqueda de un Yo. Una identidad, podría decirse. Una identidad que va más allá de los confines del hogar y la familia. De un mundo cerrado de mujeres, de padre ausente que aún pesa y no le genera la confianza suficiente.

La lucha contra una vara afilada que penetra

Sharp Stick es una historia de la lucha de Sarah Jo por definir, ante circunstancias físicas y personales, su propia identidad. Lo que se necesita para hacerlo es sexo, y las piedras que tocan sus rasgos no descubiertos, incluso insospechados, son los hombres. Lamentablemente, los hombres.

El reconocimiento de la identidad personal reside en ti

Si es verdad: Sharp Stick no es la película más reveladora de la década. Pero nunca está demás demostrar nuevamente que la identidad personal es algo que se construye poco a poco. Siempre en relación con los demás, porque Sarah Jo debe reconocerse así misma en la medida de su exploración sexual. Por eso esta película es una gran apuesta al cambio de siglo: uno donde ser tú mismo sea la solución y no un problema.

En conclusión

Es la fantasía mitológica femenina y heterosexual de Dunham lo que veremos en Sharp Stick. Esta donde los padres son la fuerza centrífuga y los hombres son el camino hacia el mundo. Pero es a un mundo de dolor y también de placer, pero el mundo real al fin y al cabo. Nuestro mundo real donde muchos de nosotros (y nosotras) hemos tenido que lidiar. Sharp Stick, cual vara afilada, nos recuerda por el costado que no todo es color de rosas.

Deja un comentario