El niño que domó el viento: Crítica de la película

El niño que domó el viento es una excelente película inglesa ambientada en el tercer mundo. Descubre esta entrañable historia, basada en hechos reales. Habla de los valores de superación, la amistad, la familia y el poder el conocimiento. Llega al corazón.

Soñadores: Crítica de cine clásico

Soñadores: Crítica de cine clási...

Quinatesencia: Gratis en Steam
 

Créditos

  • Título original: The Boy Who Harnessed the Wind
  • Año: 2019
  • País: Reino Unido
  • Duración: 112 minutos
  • Género: África, drama, adolescencia, basado en hechos reales, pobreza
  • Productora: Blue Sky Films, BBC Films, Head Gear Films, BFI Film Fund, Lipsync Post, Participant Media, Metrol Technology, Potboiler Productions
  • Se puede ver en: Netflix
  • Director: Chiwetel Ejiofor
  • Reparto: Maxwell Simba, Chiwetel Ejiofor, Aïssa Maiga, Joseph Marcell, Noma Dumezweni, Beatus Ble Msamange, Kelvin Maxwell Ngoma, Lily Banda, Lemogang Tsipa

Sinopsis de la película El niño que domó el viento

Un adolescente que vive en República de Malaui, tiene una situación familiar de extrema pobreza. Sus padres y todos los vecinos se alimentan de los cultivos y debido a las inundaciones pierden la cosecha del año. Además, a penas tienen ahorros y el poco dinero que tienen lo pierden cuando empiezan las revueltas debido a la escasez. El chico tiene el deseo de estudiar, además es muy inteligente, pero sus padres no pueden pagarle la escuela…

Review de la película El niño que domó el viento

Tenemos una absorbente obra que atrapa al espectador de principio a fin. La historia es tan emotiva y sincera que se critica con cariño. Refleja la realidad del tercer mundo. Y se refleja a la perfección la cruel realidad de las personas que viven en extrema pobreza. Cuando hay un contratiempo, lo pierden todo y están condenados a perecer. Pero el espíritu de superación del hijo, el chico que no quiere trabajar en la tierra, nos transmite un mensaje muy valioso. La ciencia, el conocimiento y muy pocos recursos pueden salvar vivas. La moraleja es clara: la importancia de los estudios, la perseverancia y lo mal repartido que está el mundo.

El niño que domó el viento

Lo peor de todo es pensar que esto que cuenta la película, es una realidad. El problema no es sólo la pobreza, sino los políticos codiciosos que sólo buscan votos y la reacción de las personas cuando no tienen nada. A pesar de todo hay esperanza, porque con el valor de salir adelante se pueden hacer grandes cosas. Hay dolor y llantos, siempre, en todas las civilizaciones. Cuando todo está en contra, cuando la supervivencia prende de un hilo, sólo entonces hay que superarse y enfrentarse a las dificultades. Realmente merece la pena ver.

Deja un comentario